lunes, 19 de abril de 2010

Simbolismo, pintura simbólica
Por: Melissa Zuluaga Giraldo



Simbolismo, pintura simbólica
Por: Melissa Zuluaga Giraldo


Puvis de Chavannes (1824-1898)

(Lyon, 1824-París, 1898) Pintor francés. Comenzó realizando pequeños encargos a cambio de sumas modestas y acabó por convertirse en un pintor de enorme prestigio, al que se le encomendaron las principales decoraciones murales de su tiempo, por ejemplo para La Sorbona, el Panteón y el Ayuntamiento de París. Sus obras para estas instituciones son lienzos de grandes dimensiones que intentan imitar el efecto del fresco a través de un cromatismo diáfano e irreal. Aunque sus representaciones alegóricas e idealizadas no gozan de excesiva aceptación en la actualidad, sus formas simplificadas y su falta de profundidad espacial ejercieron una gran influencia en los postimpresionistas y en los simbolistas, de quienes se considera un precursor.
Chavannes buscaba plasmar en sus obras, equilibrio y tranquilidad; Es por eso que además de una simple imagen, deseaba transmitir ideas y sensaciones, manteniendo su tendencia de calma y sosiego.
El pintor francés, cuenta con innumerables obras entre las que se destacan:
El verano
El degüello de Juan Bautista, entre otras que despiertan variedad de sentimientos e impresiones, ya que las expresiones de los personajes, el color de las imágenes, y la naturalidad plasmada en la obras, son muestra fiel de la realidad.

Simboliza la paz y la esperanza, y aunque muchas de sus obras reflejan pobreza y dolor, nunca pierden el sentido, pues mantienen la idea de calma hasta en las situaciones aparentemente difíciles.

Su técnica favorita es el óleo sobre lienzo, pero con una característica que lo hace muy especial, que es la de simular el fresco. Organizaba las obras sobre telas de gran formato que luego encolaba a las paredes. Sus temas están inspirados en mitología, historia y literatura.


Sus obras presentan una atmósfera de quietud.

Las pinturas Chavanneses son muestra de sensibilidad, capacidad de asombro, facilidad para detallar, creatividad y sobre todo, símbolo de nobleza y amor por las artes y la historia.



El pobre pescador
El pescador del cuadro es una de las figuras que más sentimientos de compasión han despertado a lo largo de la Historia del Arte.

Dolor
El cuadro transmite un silencio sobrecogedor y sus colores apagados contribuyen a reforzar la empatía.
Desolación

Tomando como asunto el pescador, tema bíblico por excelencia, la pintura nos remite a un medievalismo donde el directo mensaje de la sencillez.


Humildad y desconsuelo
La obra refleja la máxima expresión de la miseria, y la simplicidad.

Pobreza
El ambiente grisáceo que crea y los colores oscuros que crean un ambiente desdichado, es una de las características principales de este estilo. En este cuadro se ve perfectamente como ese tono apagado domina los colores de toda la obra, excepto quizás en los del niño y su ropa roja.
Son muchas las interpretaciones que se tejen alrededor de esta pintura, pero todas transmiten la misma sensación, esa que Chavannes quiso reflejar al poner un niño tirado en el suelo, a su madre llorando y con una sensación de impotencia, y a un hombre que no consigue pescar y que muy probablemente sea el padre de la criatura.
Es un posible caso de muerte por hambre y una culpabilidad por no lograr salvarle la vida a un inocente.
Un creador innato y un líder en su profesión, así fue Pierre Puvis de Chavannes.