domingo, 11 de abril de 2010

Análisis simbólico desde Botticelli


Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi (1445 –1510),
apodado Sandro Botticelli, fue un pintor cuatrocentista
italiano. Menos de cien años después, este movimiento, bajo
el mecenazgo de Lorenzo de Médicis, fue considerado por
Giorgio Vasari como una "edad de oro", un pensamiento que
convenientemente encabezaba su Vita de Botticelli. Su
reputación póstuma disminuyó, siendo recuperada a finales
del siglo XIX; desde entonces, su obra se ha considerado
representativa de la gracia lineal de la pintura del primer Renacimiento, y El nacimiento
de Venus y La primavera son, actualmente, dos de las obras maestras florentinas más
conocidas.

Palas y el Centauro

Representa la victoria de la castidad sobre la concupiscencia. En el vestido de Minerva,
diosa de la sabiduría, Botticelli coloca el escudo de la familia Médici. El centauro al
parecer irrumpió en un terreno vedado donde Minerva es la guardiana y lo ha
sorprendido. Minerva le sujeta por los cabellos impidiendo sus malas intencionesdado
que el centauro representa la concupiscencia. Por lo tanto la representación significa el triunfo de la castidad sobre la anterior nombrada. Aquí como en el cuadro de la Primavera se refleje la idea del amor como lo expresa Marsilio Ficino, filósofo de la corte de los Médici, que une las ideas platónicas con la fe cristiana obteniéndose una visión del mundo neoplatónico, el amor lo ve como un dualismo formado por el deseo corporal - mundano y el anhelo espiritual dirigido a Dios, que enfrenta a la contraposición entre sensualidad e intelectualidad, materia y espíritu. Ficino describió la vida ideal del hombre como una aspiración de la pasión sensual hacia el anhelo espiritual de la iluminación y la sabiduría de Dios. Botticelli ilustra de este modo el conocimiento "la iluminación divina"



JUAN CARLOS ALZATE
REPRESENTACION SIMBOLICA
UNIVERSIDAD CATOLICA